Blogia
El blog de Silverfox

La Tierra, un planeta superpoblado

    La población mundial alcanzó a finales de 2011 los 7.000 millones de habitantes (actualmente se estima en unos 7.200), una cifra que multiplica por siete la que había en 1.800 (cuando era de cerca de 1.000 millones) o que casi dobla la de 1970 (unos 3.700 millones).

    El crecimiento demográfico ha sido constante en los últimos siglos, pero se ha acelerado después de la Segunda Guerra Mundial, llegando en la década de los 60 a un 2% anual (lo que supone doblar la población cada 35 años), mientras que en la actualidad es del 1%.

    Las proyecciones de la ONU prevén que la población del planeta llegue a 10.000 millones a principios del próximo siglo:

    https://www.un.org/es/development/desa/news/population/population-exceed-10-billion.html

    "La población mundial superará las 10.000 millones de personas en 2100, según proyecciones de un estudio presentado hoy por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU (DESA)."

    Esta superpoblación es causa de graves problemas, como escasez y agotamiento de recursos, sobreexplotación y destrucción del medio ambiente y aumento de los niveles de pobreza, a pesar de los avances científicos y tecnológicos.

    Un ejemplo histórico muy ilustrativo de las consecuencias de la superpoblación se puede encontrar en la Isla de Pascua, que sufrió antes de la llegada de los europeos conflictos internos y una falta de recursos naturales y alimentarios.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Isla_de_Pascua#Decadencia_y_dominio_extranjero

    "Se estima que la población de Rapa Nui sufrió una crisis de sobrepoblación en los siglos XV y XVIII, lo que pudo haber provocado guerras entre las tribus con la consiguiente destrucción de los altares ceremoniales y el abandono de las canteras en que se tallaban los moái. Los nativos debieron de padecer periódicamente la escasez de alimentos y comenzaron a vivir en cuevas para protegerse de las incursiones de grupos enemigos, que en ocasiones se realizaban con el objeto de practicar el canibalismo.

    Otras fuentes consideran que las diversas tribus iniciaron una especie de competición en la erección del mayor número de estatuas moái, usando para ello la madera que también usaban para la construcción de canoas. Esto desembocó en la deforestación y la consiguiente imposibilidad de obtener las proteínas de la pesca, desatándose una guerra civil."

    En el mundo actual, este exceso de población no es igual en todas las zonas, pero se hace muy evidente en Asia, sobre todo en el subcontinente indio y el Extremo Oriente.

    En lo que respecta al subcontinente indio, basta con hacer mención a Bangladesh, un país que concentra más de 150 millones de habitantes en apenas 150.000 kilómetros cuadrados (una superficie inferior a la que suman Andalucía y Castilla-La Mancha), por lo que su densidad de población es inmensa: supera los 1.000 habitantes por kilómetro cuadrado (sería como si España tuviese más de 500 millones de habitantes).

    La India es otro país superpoblado. A pesar de su gran extensión (más de tres millones de kilómetros cuadrados), sus más de 1.200 millones de habitantes le suponen una densidad de población de 350 habitantes por kilómetro cuadrado. Su crecimiento demográfico, aunque se ha ido moderando desde los años 70, sigue siendo constante y es probable que a mediados del siglo actual llegue a ser el país más poblado del mundo, superando a China.

    Ya en Extremo Oriente, los ejemplos más evidentes de superpoblación son la isla de Java (una de las principales de Indonesia), con 140.000 kilómetros cuadrados de superficie y unos 140 millones de habitantes (el 60% de la población total indonesia) y Filipinas (antigua colonia española), que tiene 300.000 kilómetros cuadrados (más pequeña que muchos países europeos, como España, su antigua metrópoli, Francia, Alemania, Suecia, Finlandia o Polonia) y ya está a punto de alcanzar los 100 millones de habitantes.

    En cambio, en la propia Asia oriental, pero más al norte, hay otros dos países con altas densidades de población (superiores a 300 habitantes por kilómetro cuadrado), pero tendencias demográficas muy positivas: se trata de Japón y Corea del Sur.

    Japón ha sido históricamente un país de elevada natalidad y fuerte crecimiento demográfico (su población se dobló entre 1880 y 1945), pero hoy día es el más envejecido del mundo. Su población alcanzó un máximo de 128 millones de habitantes en 2010 y ahora tiene un millón menos. Pero esta caída demográfica no ha hecho más que empezar y Japón podría perder más de la mitad de su población durante el siglo XXI:

   

    La pirámide de población japonesa es contundente y no deja lugar a dudas sobre el envejecimiento demográfico del país:

   

 

    Corea del Sur tiene 50 millones de habitantes -de los que la mitad viven en Seúl, su capital, una de las ciudades más grandes del mundo- con una extensión de unos 100.000 kilómetros cuadrados, lo que significa que su densidad demográfica es muy elevada: 500 habitantes por kilómetro cuadrado.

    Sin embargo, este país tiene un crecimiento demográfico cada vez más lento y se prevé que su población se estabilice a corto plazo y después empiece a disminuir.

    La pirámide de población surcoreana muestra una tendencia evidente al envejecimiento, con una fuerte concentración en los grupos intermedios de edad, entre los 30 y los 55 años:

   

       Pasando a otras áreas del mundo, está claro que Europa también está teniendo un comportamiento demográfico muy adecuado: su población tiende a estabilizarse o disminuir. El descenso demográfico ha sido evidente en algunos países del Este, como Bulgaria, que ha perdido un 20% de su población desde finales de los años 80 (pasando de 9 a poco más de 7 millones de habitantes), o Rumanía, con dos millones menos de habitantes que hace 25 años, si bien estos cambios se deben no sólo a un crecimiento natural negativo, sino también a la fuerte emigración de búlgaros y rumanos hacia otros países europeos más desarrollados.

    Los países nórdicos pueden servir como ejemplo; densidades de población bajas y gran desarrollo económico, social y cultural. Suecia tiene 450.000 kilómetros cuadrados (casi tan grande como España) y 9 millones de habitantes, Finlandia supera los 300.000 kilómetros cuadrados y poco más de 5 millones y medio de habitantes y Noruega tiene casi 400.000 kilómetros cuadrados y 5 millones de habitantes.

    También podemos fijarnos en Australia, con sus más de siete millones de kilómetros cuadrados, poco más de 20 millones de habitantes y una economía muy avanzada y una renta per cápita similar a la su antigua metrópoli (Inglaterra) o a otros países europeos desarrollados.

    Por último, África supera ya los 1.000 millones de habitantes y concentra el 15% de la población mundial. Esta proporción irá aumentando, si se tiene en cuenta que África es el continente con un crecimiento demográfico más rápido. Sus principales focos de superpoblación se encuentran en Egipto (85 millones de habitantes concentrados en una estrecha franja en torno al Nilo) y Nigeria, el país más poblado del continente y con un crecimiento explosivo, pues ha triplicado su población en poco más de 40 años (actualmente se estima en 170 millones de habitantes, el doble que Alemania o más que Rusia) y podría superar los 400 millones a mediados del presente siglo (lo que la convertiría en el tercer país más poblado del mundo, sólo superado por India y China, e inmediatamente por delante de Estados Unidos)..

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres