Blogia
El blog de Silverfox

Nuevo golpe al I+D español

    Las subvenciones destinadas a proyectos de I+D caen un 15% en los Presupuestos Generales del Estado para 2013, que han sido aprobados recientemente:

    El presupuesto de la Secretaría de Estado de I+D+i (Ministerio de Economía y Competitividad) aumentará, en 2013, un 5,1% respecto a este año, pero gracias a la partida de préstamos, que sube en un 19,5%, mientras que la de subvenciones (con la que se financia básicamente la investigación científica y los organismos de investigación) baja en un 15% en la propuesta presupuestaria del Gobierno. Para el PSOE son unas cuentas "maquilladas" y demuestran “la falta de prioridad” de la ciencia para el Gobierno.

     La secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, ha comparecido hoy en el Congreso de los Diputados para detallar el presupuesto de su departamento, del que dependen en su mayoría las cuentas destinadas a investigación. Vela ha explicado que, según el proyecto de 2013, su Secretaría de Estado contará con 4.144 millones de euros, 201.631 más que en los presupuestos aprobados por el Parlamento para 2012, de los que 2.748 millones son préstamos y 1.396 subvenciones. “No es éste el presupuesto que me hubiera gustado presentar”, ha recalcado la responsable de la I+D+i, pero es el presupuesto que “marca la situación económica del país" y con él "vamos a trabajar”.

     Vela ha reconocido que la caída de las subvenciones (-15%) es una “cantidad importante”, pero ha asegurado que “desde el minuto uno” su departamento está trabajando para que se vea incrementada en el debate parlamentario.

     En cuanto a la partida de las operaciones financieras, Vela ha dicho que el aumento se debe, ante todo, a la transferencia de 536 millones al Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), principal agente financiador de las empresas para I+D éste año sufre un recorte por encima del 70% respecto a 2011. El objetivo es, además de devolver la dotación al CDTI, inyectar liquidez para que las empresas hagan investigación y desarrollo.

     Desde hace unos años, la ejecución del presupuesto de I+D viene siendo muy baja, sobre todo la partida de créditos. Por ejemplo, en 2011, de los 3.218 millones se utilizaron 1.362 millones (42% sin ejecutar) y las primeras estimaciones indican que de los 2.300 millones de este año, no se adjudicará alrededor del 50% , aunque hay que esperar al cierre del ejercicio en diciembre. Fuentes de la Secretaria de Estado han señalado que, en parte esto se debe a que el interés de los créditos es alto, en torno al 6% (como el tipo de la deuda pública). Vela ha anunciado que se ha presentado una disposición adicional al proyecto de presupuestos para que este interés se equipare al Euribor, ahora en un 1%; “con lo que podremos ejecutar mejor”.

     Miguel Angel Cortizo, del PSOE, ha calificado las cuentas de I+D+i de “maquillaje” y “burdo engaño” porque “se aumenta la partida que nunca se gasta, los créditos, sabiendo que no se va a gastar", y ha agregado que los presupuestos propuestos consolidan “la mayor agresión” a la investigación que se ha realizado. Cortizo ha señalado que Vela, que ha reconocido que los presupuestos no son los que le hubiera gustado presentar, “no ejerce por una militancia política popular”, por lo que entiende que se mantiene en su cargo “porque le gusta ser secretaria de Estado a cualquier precio y cualquier presupuesto”.

     Para Alberto Garzón, de Izquierda Plural, las cuentas demuestran la “falta de prioridad” en la I+D: “La prioridad son los bancos”, ha lamentado. Rafael Larreina del Grupo Mixto ha criticado la falta de visión de futuro.

     Vela se ha defendido negando "maquillaje" en las cifras, lo que sí hubo en Gobiernos anteriores, ha dicho.

    Las subvenciones para I+D caen un 15% en los presupuestos de 2013 | Sociedad | EL PAÍS

 

    Lo peor de esta situación no es sólo el recorte presupuestario al I+D, sino que este tipo de noticias no generan grandes polémicas ni suponen una pérdida masiva de votos para el partido gobernante en un país con una economía muy centrada en el sector constructor e inmobiliario, la hostelería y el turismo de sol y playa.

    Recordemos a Javier Arenas, candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía por el PP en las últimas elecciones (celebradas hace poco más de medio año), cuando dijo que había que dejar de "demonizar" el ladrillo:

Arenas pide dejar de "demonizar" el ladrillo. Ideal

     Por desgracia, no es el único que piensa así, hay mucha gente que tiene esa idea, no ve una utilidad clara a la inversión en investigación científica y tecnológica y no considera absurdo renunciar a desarrollar en España un tejido industrial potente y altamente productivo, como ocurre en los países más avanzados del mundo (aunque el peso de la industria en la población activa y en el PIB tienda a ser menor, en favor del sector servicios).

     Parten del argumento de que cada país debe especializarse en lo que mejor se le dé y lo distorsionan hasta el punto de que llegan a la conclusión de que los españoles somos unos linces construyendo pisos y edificios o tenemos un gran talento para el sector turístico y hostelero (los sectores más importantes de la economía española desde hace casi treinta años), pero la industria y la tecnología no son nuestros puntos fuertes (por no decir abiertamente que somos incapaces de llegar a algo importante en esas actividades).

     Sin embargo, España tuvo hace varias décadas una industria bastante potente y desarrollada en algunas ramas productivas. Por ejemplo, llegó a ser la tercera potencia naval del mundo en los años 70 y contaba con unos astilleros muy competitivos. Incluso en época muy reciente, ha logrado ser el segundo productor europeo de automóviles, después de Alemania e inmediatamente por encima de Francia, aunque esa industria esté dominada por multinacionales extranjeras, incluso la marca española SEAT, antes perteneciente al Estado (a través del Instituto Nacional de Industria) y desde 1986 en manos de Volkswagen.

    Poco después de la muerte de Franco, alrededor de un 80% de las exportaciones españolas eran productos manufacturados, un dato indudablemente propio de países avanzados.

     Pero la entrada en la Comunidad Económica Europea (antiguo nombre de la Unión Europea) y las pésimas negociaciones para el ingreso en la misma llevadas a cabo por el gobierno "socialista" de Felipe González nos obligaron a desmantelar gran parte de nuestra industria con el pretexto de que era obsoleta y usando el eufemismo de "reconversión" (cuando se produjo una desindustrialización en toda regla y no una modernización del tejido productivo que pudiera ser obsoleto).

     Si los políticos gobernantes en aquella época hubiesen negociado mejor las condiciones de entrada en la Comunidad Europea, probablemente España tendría unas exportaciones similares (o superiores) a las de Italia o habría seguido una evolución similar a la de Corea del Sur, un país con grandes empresas industriales de talla internacional, como LG, Samsung, Hyundai, Kia o Daewoo, y que es el séptimo exportador mundial (inmediatamente por encima de Italia y por debajo de Francia y Holanda), como se puede observar en este enlace:

List of countries by exports - Wikipedia, the free encyclopedia

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres